Reforma del código penal (El correo de Andalucía)

La reforma que pretende llevar adelante el ministro Gallardón es de gran calado y profundidad. Una reforma que afecta a casi el 40% del actual Código Penal, bien merecería un nuevo Código completo.
Me voy a referir, a continuación, a un breve elenco de cuestiones que me parecen especialmente preocupantes, bien por su dudosa constitucionalidad, o bien por su incidencia en la sociedad que se dota precisamente de un Código Penal para asegurar los derechos y libertades de los ciudadanos. Sigue leyendo

Bárcenas, elegido; Urdangarín, impuesto (elconfidencial.com)

Quienes afirman que la Monarquía es un sistema obsoleto y que el Rey no pinta nada en la vida española deberían explicar las siguientes paradojas:

¿Qué razones justifican que el yerno del Rey, persona que él no ha elegido sino que le ha sido impuesto por una de sus hijas, tenga que responder por un correo que envió a la infanta Cristina tratando de condicionarla para que hablara con su padre al objeto de que influyera en determinadas empresas para sus negocios privados, en tanto que Rajoy, presidente del Gobierno, no tenga que responder por los SMS que envió (y recibió) de un tesorero de su partido, puesto por él, elegido por él, mantenido por él, -hasta el punto de declarar que “nadie sería capaz de demostrar la culpabilidad de Bárcenas”- y actualmente en prisión acusado de varios delitos que implican al jefe del Ejecutivo? Sigue leyendo

Moción de censura (El correo de Andalucía)

El pasado martes, Alfredo Pérez Rubalcaba anunció ante el grupo parlamentario socialista que si el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no comparecía en el Congreso de los Diputados para explicarse ante las graves acusaciones formuladas por el extesorero del PP, Luis Bárcenas, él presentaría una moción de censura al gobierno como única fórmula posible para forzar esa comparecencia. Varios problemas se plantean con ese anuncio: Sigue leyendo

Golfos delatores (elconfidencial.com)

Bárcenas

Los españoles estamos llegando al límite de nuestra capacidad de asombro ante los escándalos de corrupción que salpican a la vida pública española. Algunos de sus protagonistas, fundamentalmente los partidos políticos, se encuentran metidos en casi todos los casos sembrando el desconcierto entre la ciudadanía. Es necesario, por el bien de todos, que urgentemente se arbitren medidas que permitan sanear la vida pública española y, especialmente, que se encuentren instrumentos capaces de detectar la corrupción allá donde se produzca. Sigue leyendo

En política todos son iguales (El correo de Andalucía)

La Ley Orgánica del Régimen Electoral General es clara cuando dispone, en sus artículos 157, 158 y 159, que diputados y senadores ejercerán sus cargos en régimen de dedicación exclusiva. Esta previsión legal se traduce, principalmente, en que no podrán desempeñar ninguna actividad pública o privada ni percibir retribución alguna con cargo a los presupuestos públicos. No obstante, junto a este criterio general, la Ley establece una serie de excepciones que afectan, principalmente al ámbito universitario, en el que se les permite realizar actividades docentes y de investigación. La gestión del propio patrimonio o del patrimonio familiar. La producción literaria, artística o científica. Aquellas actividades o ejercicio de cargos en órganos de administración de entidades con participación pública cuando su elección corresponda hacerla a las Cámaras. Sigue leyendo

A garrotazos o dimitiendo (elconfidencial.com)

Dos imágenes para los tiempos que vivimos en España:

  • Primera. Un autobús contratado por un colegio para llevar de excursión a los chicos y chicas de 5º de primaria. Los alumnos han dejado por un día la aburrida clase escolar y se disponen a pasar una jornada de asueto. Van a una ciudad a sesenta kilómetros de distancia del pueblo donde viven y van a la escuela. Lo de menos es el objeto de la visita; lo importante es que podrán disfrutar de una actividad extraescolar, alejada del tedio y la disciplina cotidiana. Se levantaron más temprano que habitualmente. Desayunaron más de la cuenta, forzados por sus madres que pensaban que, cuanto más comieran, menos hambre tendrían hasta la hora del almuerzo. Provistos de sus gorras y de sus mochilas se han subido al autocar. Llevan tres euros en el bolsillo y una pesada carga alimentaria en su pequeño petate. Zumo de melocotón, bocadillos de salchichón y de tortilla francesa y un par de plátanos es el menú preparado con esmero media hora antes de la partida. Les han recomendado que no coman nada hasta que no lleguen al parque de la ciudad que van a visitar.

Algo le debe España al denostado bipartidismo

Sigue leyendo