Recordando otros tiempos

Nicolás Redondo, junto a Santiago Carrillo, durante la huelga general de 1988. Tres años antes abandonó el grupo parlamentario socialista por discrepancias por la política económica del PSOE/Captura de pantalla de un vídeo de YoutubeDefinitivamente, la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno llega a su fin. Tras dos votaciones, la abstención del PSOE y los votos afirmativos de PP, C’s y Coalición Canaria darán más votos positivos que negativos. En condiciones normales, el PP hubiera sido el gran derrotado de las elecciones del último 20 de diciembre. La lógica se hubiera impuesto y el PSOE hubiera vuelto a ocupar la presidencia del Gobierno, no gracias al turnismo del que habla Iglesias, sino porque la izquierda socialdemócrata hubiera superado en votos a un partido del que huyeron varios millones de votantes populares a los que les ofendió el terreno que durante años había pisado el PP con Bárcenas y Correas al mando.

Sigue leyendo

Respetar la democracia o salir por la puerta

(EFE)Poco a poco, los socialistas van aclarando los interrogantes que atenazaban la toma de decisión respecto a su posición en el debate de investidura del candidato a presidente del gobierno si, por fin, SM el Rey puede dar cumplimiento al papel que para esa cuestión le reserva la Constitución.

Sigue leyendo

¡Como para quejarse!

Se entendería que alguien deseara romper amarras con la parte a la que está unido, sabiendo que esa ruptura significaría para él un perjuicio en lo económico. Entonces, lo que movería a la separación sería otro tipo de razones distintas a las puramente pecuniarias. En el caso de Cataluña, los precursores de la independencia nunca dan por supuesto que la ruptura significará el empobrecimiento de la gente que en ella vive. No se querrían ir si supieran que irían a peor. Quieren marcharse porque piensan que vivirán mejor. La identidad, la diferencia, la lengua y la cultura no son el argumento sino la excusa para vivir mejor. Cuando el nacionalismo español de la Restauración, de la dictadura de Primo de Rivera, de la dictadura de Franco supuso un trato preferente y privilegiado para la industria y las infraestructuras catalanas, nadie acarició la tentación de romper para perder. El estatuto de Cataluña de la II República definía a ese territorio como “Región española”.
Sigue leyendo

¿No dan ganas de vomitar?

Bildu (EFE)Tan pendientes se hallaba el personal de los resultados de las elecciones vascas y gallegas para averiguar si Pedro Sánchez se hundía definitivamente en la miseria, para saber si En Marea realizaba, por fin, el tan ansiado sorpasso, dejando a PSOE de Galicia en tercer lugar, y por descubrir si Feijóo consolidaba la mayoría absoluta del PP en Galicia, que han pasado desapercibidas algunas cuestiones que, si se piensan un poco, ponen en evidencia algunos dogmas admitidos y provocan arcadas a quienes tengan la más mínima sensibilidad.

Sigue leyendo