Recordando otros tiempos

Nicolás Redondo, junto a Santiago Carrillo, durante la huelga general de 1988. Tres años antes abandonó el grupo parlamentario socialista por discrepancias por la política económica del PSOE/Captura de pantalla de un vídeo de YoutubeDefinitivamente, la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno llega a su fin. Tras dos votaciones, la abstención del PSOE y los votos afirmativos de PP, C’s y Coalición Canaria darán más votos positivos que negativos. En condiciones normales, el PP hubiera sido el gran derrotado de las elecciones del último 20 de diciembre. La lógica se hubiera impuesto y el PSOE hubiera vuelto a ocupar la presidencia del Gobierno, no gracias al turnismo del que habla Iglesias, sino porque la izquierda socialdemócrata hubiera superado en votos a un partido del que huyeron varios millones de votantes populares a los que les ofendió el terreno que durante años había pisado el PP con Bárcenas y Correas al mando.

Sigue leyendo