MÁS QUE UN CLUB

Soy aficionado al futbol y me gusta ver jugar al Barça. Nunca se conoce con exactitud las razones que te llevan a ser forofo de un equipo y enemigo de aquel otro que le planta cara al equipo de tus amores.

Cuando tuve edad para saber, supe lo que acaban de conocer muchos españoles: el Barça nunca fue el símbolo del antifranquismo. La directiva del club acaba de aprobar la nulidad de las dos medallas que el club -que es más que un club-concedió a SE el Generalísimo Franco. Ahora pretenden hacernos creer que estuvieron obligados a hacerlo, pero nadie va a creerse que en 1971 y en 1974, es decir, en los estertores del franquismo, el Barça estuviera obligado a concederle una medalla de oro en 1971 y nombrar a Franco presidente de honor del Palau Blaugrana y el Palacio de Hielo, y concederle la Medalla de oro del club en 1974 con motivo del 75 aniversario de su fundación.

Sigue leyendo

EXTREMADURA RESPIRA

No existe ninguna razón para afirmar que Extremadura es pobre; también se puede ahogar a una sociedad sepultándola en tópicos. Sucedió que teniendo mucho no habíamos dispuesto de casi nada, ni siquiera de la posibilidad de reivindicarlo, de negociar lo que nos correspondía, de exigir un lugar al sol de la justicia y de la igualdad ante los pueblos. Acudan, si no, a la hemeroteca y vean el informe del Banco de Bilbao relativo a la situación económica de España y sus regiones en el periodo de 1955 a 1975, es decir, en los veinte años anteriores al inicio de la Transición: “Mientras que la población activa crecía en España el 11,7%, en Extremadura disminuía el 26,4%”. “En ese periodo, la renta en España creció el 191,39%, mientras que en Extremadura solo lo hizo en un 105,03%.

Sigue leyendo

IMPUESTOS PROPIOS

Primero fue el impuesto bancario y ahora ha sido el impuesto sobre iniciativas industriales contra el medio ambiente. En ambos casos, los que tienen una idea equivocada del Estado que diseñó la Constitución se llevaron las manos a la cabeza utilizando el manido discurso de los riesgos que para la región extremeña y para sus habitantes significaban ambos tributos. Desde el “de aquí se irán todas las sucursales bancarias” hasta el “al final lo acabarán pagando los ciudadanos” lo que se trataba de evitar era perjudicar en lo que el difunto Forges consideraba un porcentaje pequeñísimo de las ganancias de las eléctricas y la banca. “Ibarra arruina a las eléctricas cobrándole un 0,00000000000001% de sus beneficios” decía un chiste del malogrado humorista publicado en El País en 2006. En ambos casos, tuvo que ser el Tribunal Constitucional el que dio la razón a la Junta de Extremadura una vez que tuvo que resolver los recursos presentados por quienes tenían que pagar esos impuestos y no querían pagarlo (lo cual entra dentro de la lógica del pagador) y por quienes desde posiciones partidarias defendían que no los pagaran (lo cual entra dentro de la torpeza política y de la falta de ambición por la igualdad).

Sigue leyendo

YA ES HORA

Se va dejando y nunca es momento. Ahora, sí.  Aparentemente el PSC ha subido en votos y ha aumentado 1 escaño en las elecciones autonómicas de 21 de diciembre de 2017. La realidad es que ha obtenido el peor resultado de su historia. Peor resultado cualitativo por cuanto no ha ganado en ninguna ciudad catalana ni en el cinturón industrial de Barcelona. Y cuantitativo, porque no se debe olvidar que el PSC se acogió en esta ocasión a la compañía de Unión y de la Sociedad Civil Catalana. Con esa coalición, la subida es insignificante y atribuible a la aportación que habrán hecho sus socios de candidatura.

El PSC ha dejado de ser la franquicia del PSOE en Cataluña. Su distanciamiento ni les beneficia a ellos ni beneficia al PSOE en el resto de España. Ya es hora de que se rompan amarras y de que la dirección socialista organice la Federación Socialista del PSOE en Cataluña. O si no, que alguien dé una explicación que justifique este maridaje, que no tiene más salida que el divorcio rápido y por mutuo acuerdo.

¿O vamos a querer vender que no hemos quedado tan mal? ¿O nadie se va a responsabilizar del fracaso? ¿O nadie va a hacer nada de nada?

PREGUNTAS, EVIDENCIAS Y PREMONICIONES

Puigdemont y parte de sus exconsejeros están en Bruselas y parece que seguirán allí. Una pregunta. ¿Quién correrá con los gastos que generará el mantenimiento de esa gente en Bruselas? Otra pregunta: ¿Qué garantías quiere Puigdemont para volver?

Una evidencia: Según Puigdemont, se fueron para evitar una reacción violenta del Estado español si se quedaban. Su exvicepresidente Junqueras y demás se han quedado y la reacción violenta no ha hecho aparición, desmintiendo claramente la principal razón de su fuga.

Una premonición: Puigdemont ha querido acompañar a las más de 1500 empresas que han decidido trasladar su sede social a otros puntos de España. Él, también, ha cambiado su sede social…a Bruselas, pero no tardará mucho en trasladarse a Soto del Real.

 

ME GUSTARÍA

Me gustaría ser bueno; el más bueno de todos cuantos escriben o hablan sobre Cataluña; pero no me sale. Debo ser malo, malísismo.

Me gustaría pensar, como dice Enric Juliana, que no estamos ante un golpe de Estado sino ante un desbordamiento constitucional, porque así se me quitaría el deseo de que los jueces metieran en chirona a Puigdemont y a su venerable pandilla, por querer apropiarse de una parte del territorio español sin que existan razones políticas, históricas o jurídicas que lo justifiquen.

Me gustaría poder reconocer que Puigdemont está incumpliendo la legalidad y saltándose la Constitución y, al mismo tiempo, pedir que no se le vaya a ir la mano al gobierno tratando de aplicar lo que ordena el Código Penal y la Constitución española  para casos de rebelión.

Me gustaría haber defendido el derecho a decidir de los catalanes y, poderme asustar y meterme debajo de la cama para, habiéndose cumplido el deseo de la votación ilegal, pedir que no se lleve adelante el resultado de la votación.

Me gustaría lamentar la ilegalidad que va a cometer Puigdemont e inmediatamente predicar la buena nueva de que esto se tendrá que resolver votando. Sobre todo me gustaría que cuando diga eso, nadie me pregunte, pero…¿votar qué y por quiénes?

Me gustaría poder quedar bien para que el conflicto territorial pueda seguir alimentándose a base de mediadores que no sabemos por qué quieren mediar y para qué quieren mediar.

Lo de siempre. El postureo de guisqui de barra defendiendo el comunismo esperando que nunca llegue para no tener que salir corriendo a la busqueda de una democracia, y el postureo de gin tonic defendiendo el valor de las urnas y asustándose cuando el resultado de la votación obligue a reclamar un paso atrás y un mirar para otro lado por parte de la Justicia.