PREGUNTAS, EVIDENCIAS Y PREMONICIONES

Puigdemont y parte de sus exconsejeros están en Bruselas y parece que seguirán allí. Una pregunta. ¿Quién correrá con los gastos que generará el mantenimiento de esa gente en Bruselas? Otra pregunta: ¿Qué garantías quiere Puigdemont para volver?

Una evidencia: Según Puigdemont, se fueron para evitar una reacción violenta del Estado español si se quedaban. Su exvicepresidente Junqueras y demás se han quedado y la reacción violenta no ha hecho aparición, desmintiendo claramente la principal razón de su fuga.

Una premonición: Puigdemont ha querido acompañar a las más de 1500 empresas que han decidido trasladar su sede social a otros puntos de España. Él, también, ha cambiado su sede social…a Bruselas, pero no tardará mucho en trasladarse a Soto del Real.

 

ME GUSTARÍA

Me gustaría ser bueno; el más bueno de todos cuantos escriben o hablan sobre Cataluña; pero no me sale. Debo ser malo, malísismo.

Me gustaría pensar, como dice Enric Juliana, que no estamos ante un golpe de Estado sino ante un desbordamiento constitucional, porque así se me quitaría el deseo de que los jueces metieran en chirona a Puigdemont y a su venerable pandilla, por querer apropiarse de una parte del territorio español sin que existan razones políticas, históricas o jurídicas que lo justifiquen.

Me gustaría poder reconocer que Puigdemont está incumpliendo la legalidad y saltándose la Constitución y, al mismo tiempo, pedir que no se le vaya a ir la mano al gobierno tratando de aplicar lo que ordena el Código Penal y la Constitución española  para casos de rebelión.

Me gustaría haber defendido el derecho a decidir de los catalanes y, poderme asustar y meterme debajo de la cama para, habiéndose cumplido el deseo de la votación ilegal, pedir que no se lleve adelante el resultado de la votación.

Me gustaría lamentar la ilegalidad que va a cometer Puigdemont e inmediatamente predicar la buena nueva de que esto se tendrá que resolver votando. Sobre todo me gustaría que cuando diga eso, nadie me pregunte, pero…¿votar qué y por quiénes?

Me gustaría poder quedar bien para que el conflicto territorial pueda seguir alimentándose a base de mediadores que no sabemos por qué quieren mediar y para qué quieren mediar.

Lo de siempre. El postureo de guisqui de barra defendiendo el comunismo esperando que nunca llegue para no tener que salir corriendo a la busqueda de una democracia, y el postureo de gin tonic defendiendo el valor de las urnas y asustándose cuando el resultado de la votación obligue a reclamar un paso atrás y un mirar para otro lado por parte de la Justicia.

¿DÓNDE ME EQUIVOCO?

Si alguien lee estas líneas y cree que no tengo razón en lo que digo, por favor, digan dónde me equivoco:

1.- El actual gobierno catalán solo lo es de una parte de los ciudadanos, de aquellos que quieren la independencia.

2.- Los medios de comunicación públicos de Cataluña se han convertido en portavoces del independentismo y no en un servicio público neutral.

3.-Todas las Instituciones en las que gobiernan los independentistas han marginado a una parte de la población, favoreciendo a la otra parte que se declara independentista.

4.- El Parlamento catalán dejó de ser una cámara de debate y de representación para convertirse en un instrumento más al servicio de la causa independentista, con una presidenta que viola su propio reglamento y que, megáfono en mano, circula por las calles arengando a las masas a desobedecer el sistema constitucional español.

5.- Los mandos de la policía autonómica han dejado de estar al servicio de la seguridad de los ciudadanos para ponerse al servicio de la causa independentista.

6.- La democracia representativa ha sido liquidada en Cataluña para ponerla en manos de Òmnium Cultural y de la Asamblea Nacional Catalana.

7.- En Cataluña la legalidad constitucional y estatutaria se ha visto suspendida para ser sustituida por una nueva legalidad de carácter totalitaria.

8.- Animar a los independentistas a señalar a los catalanes que no vayan a votar se encuadra en la  tristemente famosa “Kale borroka”.

9.- Desde 2012 hasta hoy los independentistas catalanes intentan liquidar  el sistema democrático y constitucional de 1978. Si ganaran, terminarían con el Estado constitucional en Cataluña y en España, proclamando la república catalana. O ganan los golpistas o ganamos los demócratas. Que cada cual, decida.

¡ESO SÍ QUE SON PADRES!

No era seguro que en los años cuarenta o cincuenta los padres de entonces entonaran esa letanía que tanto se canta hoy y que dice: “Nuestros hijos vivirán peor que nosotros”. Tras la guerra civil y los años del hambre, lo lógico sería pensar que el país, por mucha falta de libertad que tuviera -y la tenía a raudales-,  no tendría más remedio que dejar atrás la hambruna y mejorar  sus condiciones de vida, máxime después de que los norteamericanos vieron en nuestro país una buena base para sus barcos y aviones. Con la leche en polvo , el queso de bola y la mantequilla americana, los niños de entonces nos teñíamos de blanco los bigotes con la espuma de la leche y llenábamos nuestras barrigas con el queso y la mantequilla. Y con eso, nuestros padres sentían que nos alimentábamos mejor de lo que ellos podían ofrecernos en las modestas casas de entonces.

Pero no todos los padres eran iguales. Los hubo que dejaron en Andorra o en Panamá regalos para que sus hijos rompieran el tópico y vivieran mejor que lo hicieron ellos -que no debieron hacerlo mal- y pudieran disfrutar de dinero y vivienda para que los caprichos y el calor del hogar los deleitara y protegiera del frio invierno que suponía la dictadura y la incipiente democracia.

No sé qué pasa con algunos cargos públicos; todos ellos tienen en común haber nacido en el seno de familias ricas y, además, patrióticas. ¡A la vista está! Ya sabemos que los hijos de esos padres, ricos y patriotas, no han vivido peor que ellos; y a la vista de lo que vamos conociendo, sus nietos vivirán mejor que sus padres y que sus abuelos. Para que luego sigan con la matraca de que “nuestros hijos, patatín, patatán…”

SE DICE QUE…

Recientemente se ha publicado la noticia que se hace eco de las intenciones de la diputada regional Eva Perez de concurrir a las primarias que celebre el PSOE de Extemadura para ocupar la Secretaría General de ese partido.

Siguiendo el peor de los vicios que corroen a la prensa indocumentada, determinados medios de comunicación extremeños y nacionales repiten como loros que esa posible candidatura “se dice” que está patrocinada por quien firma este blog. Las fuentes con las que sustentan su información simpre es un tal “se dice”.

Puesto que se me cita en esa documentada información, creo que me asiste el derecho de preguntar por la filiación de ese tal “se dice”. Tal vez alguien pueda darme alguna pista de su nacionalidad, su profesión, su residencia. Si nadie sabe nada del tal “se dice”, tal vez se trate de un colectivo formado por los más chismosos, cotillas e indocumentados de la tribu. Es decir, aquellos en los que se documentan los periodistas mediocres, ignorantes y falsarios. Aquellos que citan mi nombre en este caso con afan acusatorio: “Se dice que Rodríguez Ibarra está detrás”, pero olvidan que la única vez que tuve que apoyar a un candidato a Presidente de la Junta y a Secretario General, a Guillermo Fernández Vara, no estuve detrás, sino delante, de frente y a cara descubierta. ¡Cómo siempre he hecho cuando he asumido una responsabilidad! Claro que en ese caso, los del “se dice” lo decían en tono laudatorio. Ahora intentan colar mi nombre para ver si espantan.  Por lo visto, “se dice” que a los medios que viven de la Junta no les gusta Eva Pérez.

¿A QUIÉN IBA A BESAR, SI NO?

Terminó un diputado de Cataluña su intervención en el debate de investidura del candidato a presidente del gobierno  y Pablo Iglesias se avalanzó sobre él para abrazarle y besarle  los labios. Nada pasó y a nadie escandalizó. Por eso, cuarenta y ocho horas después, ese mismo Pablo Iglesias volvió a la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados para sorprenderse de que, habiendo besado a un hombre en los labios, nadie hubiera manifestado su disgusto o su escándalo. Cualquiera diría que estaba celoso de su compañera Bescansa que, con su aparición en el hemiciclo con el niño a cuesta, si levantó opiniones y comentarios de todo tipo y calaña. El adanismo de Pablo Iglesias le lleva, a veces, a olvidar que antes de que él llegara, el PSOE y varios grupos parlamentarios habían aprobado leyes en el parlamento español que terminaban con la discriminación y escándalo que suponía ese tipo de afectos y amores.

Sigue leyendo