¡ESO SÍ QUE SON PADRES!

No era seguro que en los años cuarenta o cincuenta los padres de entonces entonaran esa letanía que tanto se canta hoy y que dice: “Nuestros hijos vivirán peor que nosotros”. Tras la guerra civil y los años del hambre, lo lógico sería pensar que el país, por mucha falta de libertad que tuviera -y la tenía a raudales-,  no tendría más remedio que dejar atrás la hambruna y mejorar  sus condiciones de vida, máxime después de que los norteamericanos vieron en nuestro país una buena base para sus barcos y aviones. Con la leche en polvo , el queso de bola y la mantequilla americana, los niños de entonces nos teñíamos de blanco los bigotes con la espuma de la leche y llenábamos nuestras barrigas con el queso y la mantequilla. Y con eso, nuestros padres sentían que nos alimentábamos mejor de lo que ellos podían ofrecernos en las modestas casas de entonces.

Pero no todos los padres eran iguales. Los hubo que dejaron en Andorra o en Panamá regalos para que sus hijos rompieran el tópico y vivieran mejor que lo hicieron ellos -que no debieron hacerlo mal- y pudieran disfrutar de dinero y vivienda para que los caprichos y el calor del hogar los deleitara y protegiera del frio invierno que suponía la dictadura y la incipiente democracia.

No sé qué pasa con algunos cargos públicos; todos ellos tienen en común haber nacido en el seno de familias ricas y, además, patrióticas. ¡A la vista está! Ya sabemos que los hijos de esos padres, ricos y patriotas, no han vivido peor que ellos; y a la vista de lo que vamos conociendo, sus nietos vivirán mejor que sus padres y que sus abuelos. Para que luego sigan con la matraca de que “nuestros hijos, patatín, patatán…”

SE DICE QUE…

Recientemente se ha publicado la noticia que se hace eco de las intenciones de la diputada regional Eva Perez de concurrir a las primarias que celebre el PSOE de Extemadura para ocupar la Secretaría General de ese partido.

Siguiendo el peor de los vicios que corroen a la prensa indocumentada, determinados medios de comunicación extremeños y nacionales repiten como loros que esa posible candidatura “se dice” que está patrocinada por quien firma este blog. Las fuentes con las que sustentan su información simpre es un tal “se dice”.

Puesto que se me cita en esa documentada información, creo que me asiste el derecho de preguntar por la filiación de ese tal “se dice”. Tal vez alguien pueda darme alguna pista de su nacionalidad, su profesión, su residencia. Si nadie sabe nada del tal “se dice”, tal vez se trate de un colectivo formado por los más chismosos, cotillas e indocumentados de la tribu. Es decir, aquellos en los que se documentan los periodistas mediocres, ignorantes y falsarios. Aquellos que citan mi nombre en este caso con afan acusatorio: “Se dice que Rodríguez Ibarra está detrás”, pero olvidan que la única vez que tuve que apoyar a un candidato a Presidente de la Junta y a Secretario General, a Guillermo Fernández Vara, no estuve detrás, sino delante, de frente y a cara descubierta. ¡Cómo siempre he hecho cuando he asumido una responsabilidad! Claro que en ese caso, los del “se dice” lo decían en tono laudatorio. Ahora intentan colar mi nombre para ver si espantan.  Por lo visto, “se dice” que a los medios que viven de la Junta no les gusta Eva Pérez.

¿A QUIÉN IBA A BESAR, SI NO?

Terminó un diputado de Cataluña su intervención en el debate de investidura del candidato a presidente del gobierno  y Pablo Iglesias se avalanzó sobre él para abrazarle y besarle  los labios. Nada pasó y a nadie escandalizó. Por eso, cuarenta y ocho horas después, ese mismo Pablo Iglesias volvió a la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados para sorprenderse de que, habiendo besado a un hombre en los labios, nadie hubiera manifestado su disgusto o su escándalo. Cualquiera diría que estaba celoso de su compañera Bescansa que, con su aparición en el hemiciclo con el niño a cuesta, si levantó opiniones y comentarios de todo tipo y calaña. El adanismo de Pablo Iglesias le lleva, a veces, a olvidar que antes de que él llegara, el PSOE y varios grupos parlamentarios habían aprobado leyes en el parlamento español que terminaban con la discriminación y escándalo que suponía ese tipo de afectos y amores.

Sigue leyendo

AFRENTAS

Si Rajoy es el único legitimado para formar gobierno porque el PP fue el partido más votado el 20D, ¿quiere ello decir que el Rey Felipe VI, al nombrar a Pedro Sánchez como candidato a la investidura, ha actuado ilegítimamente?

Si el ministro del Interior, Fernández Díaz, afirma que los etarras están deseando un pacto de PSOE con Podemos para que sus presos salgan de las cárceles, es porque piensa que los votantes de ambos partidos son insensibles al terrorismo etarra y a los asesinatos por ellos cometidos. ¿No le parece al ministro que lo que dice es una afrenta a tantos españoles que han llorado y sufrido la muerte de tantos compatriotas a manos de ETA?

Si el ministro de Asuntos Exteriores, García Margallo, dice que si PSOE y Podemos acuerdan un pacto de gobierno, que España saldrá de la coalición contra el terrorismo internacional, es porque cree que los votantes de ambos partidos no ven con malos ojos a esos terroristas asesinos. ¿Por qué cree el ministro que él sí es partidario de luchar contra el terrorismo fanático y los que no son como él desean que ganen la batalla esa clase de criminales?

HOY YA SE PUEDE EMPEZAR

Hasta ahora el subterfugio imperaba en la política catalana. Se acabó. Tras la elección del nuevo presidente catalán las cosas ya están meridianamente claras. Puigdemont declaró  que seguirá el proyecto soberanista y señaló que ello implica avanzar en la “construcción de estructuras de Estado” como la creación de una “Hacienda propia”. El presidente de la Generalitat señaló que el objetivo es poner en marcha cuanto antes una “ley de proceso constituyente” que fije los pasos a seguir para proclamar la independencia en el plazo de 18 meses. Puigdemont señaló que está abierto a la negociación con el “Estado español, la Unión Europea y la comunidad internacional”, aunque también avisó de que el proyecto soberanista es irreversible.

Sigue leyendo