Tener dos lenguas, mentir doblemente

Tener dos lenguas, mentir doblemente / Rosell

Tener dos lenguas, mentir doblemente / Rosell

Muy débiles deben ser las razones que animan a algunos independentistas a considerar como nación a Cataluña si se ven obligados a mentir y a calumniar para justificar esa creencia. Y políticamente deben ser poca cosa aquellos que para llamar la atención en su territorio se agarran a la injuria, al agravio y al insulto a los ciudadanos andaluces y extremeños. En multitud de ocasiones ambas regiones han tenido que escuchar y soportar declaraciones de políticos nacionalistas catalanes que rayaban siempre el ultraje y el desprecio. Por estas tierras se tiene la sensación de que los independentistas sólo se sienten importantes si de cuando en cuando, y sin que venga a cuento, se descuelgan con palabras torticeras sobre la supuesta vagancia, indolencia e incultura de andaluces y extremeños. Unos cuantos ejemplos ilustran perfectamente esa actitud que destila supremacismo y odio adobados con el cacareado cuento de que los vagos del sur vivimos a costa del esfuerzo fiscal y laboral de los esforzados contribuyentes catalanes.

Sigue leyendo

Vea y compare

Es posible que el señor Tezanos, catedrático de sociología y director del CIS, se equivocara honradamente en el sondeo que publicó semanas antes de la celebración de las elecciones autonómicas andaluzas, atribuyendo de 45 a 47 escaños al PSOE de Andalucía y solo 1 al incipiente partido llamado VOX. El error fue de tal naturaleza que, tal vez, Tezanos debería revisar sus métodos y adaptarlos a los tradicionales del CIS que están ya suficientemente contrastados. Desde mi punto de vista, no hay que ser sociólogo ni politólogo ni analista político, que de todo hay, y en abundancia, en emisoras y televisiones, para haber comprendido que las cosas no podían haber salido de manera diferente a como se han conducido. No podía ser creíble una candidata que apostando, con todo merecimiento y todas las credenciales, a la Secretaría General del PSOE, lo que implicaba el abandono de la presidencia de la Junta de Andalucía y de la Secretaría General del PSOE andaluz, cuando pierde esa oportunidad, regresa a tierras andaluzas como si nada hubiera pasado. Y sí pasó: pasó que perdió mucha credibilidad. Si se opta por lo más, después no se puede acudir a lo menos diciendo que lo menos es lo más. De nuevo el sistema de primarias casi aniquiló a una excelente política y contribuyó a la derrota del PSOE en Andalucía.
Sigue leyendo

No me insultes que llevo chanclas

No me insultes que llevo chanclas / Rosell

No me insultes que llevo chanclas / Rosell

Antes de que la sra. Tejerina insultara a los andaluces, la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, afirmó que los madrileños estaban pagando la educación y la sanidad de los andaluces, por culpa de un sistema de financiación autonómica “injusto”. Debe ser que pagan muy mal puesto que según su compañera de partido, Isabel García Tejerina, “en Andalucía te dicen que lo que sabe un niño de diez años es lo que sabe un niño de ocho en Castilla y León”.

La cosa viene de lejos, porque la también popular Ana Mato, en una entrevista en Punto Radio, en marzo de 2008, aseguraba que “los niños andaluces son prácticamente analfabetos”. Artur Mas alardeó de que los niños catalanes sabían hablar mejor el castellano que, por ejemplo, los sevillanos, a los que “no se entiende”. Y el inefable ex portavoz del PP, Rafael Hernando, en marzo del 2015 ya dijo que “hay que sacar a Andalucía del pelotón de los torpes”.

Sigue leyendo

Las dos varas de medir

La candidata del PSOE a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (Efe)

Durante años hemos tenido que escuchar que la democracia consiste en la alternancia en el gobierno. Ese eslogan siempre aparecía en los procesos electorales y venía a cuento porque quienes así opinaban consideraban que, tanto en Extremadura como en Castilla-La Mancha como en Andalucía, esa máxima no se estaba cumpliendo debido a la larga permanencia de los socialistas en el gobierno de dichas comunidades autónomas y que, por lo tanto, en ninguna de esas comunidades existía la democracia.

Consejos a quien no los necesita (El Correo de Andalucía)

Consejos a quien no los necesita - JCRISusana Díaz es la nueva presidenta de la Junta de Andalucía. En pura lógica democrática y siguiendo el procedimiento que establece nuestro sistema político, los ciudadanos cuando somos convocados a las urnas no elegimos presidentes, sean estos nacionales o autonómicos; los partidos mantienen la ficción de que en realidad de lo que se trata es de elegir presidente autonómico o nacional. Todos sabemos que no es así, pero mantenemos el juego. En realidad, a unos y a otros los eligen los diputados de uno u otro parlamento, de tal forma, que nadie de nosotros ejercitando el voto ciudadano hemos elegido nunca a ningún presidente autonómico o nacional; como mucho, hemos dado nuestra confianza a los candidatos que se presentan a diputados, sabiendo, eso sí, que las siglas por las que manifestamos nuestras preferencias señalan a uno de los candidatos como la persona que ese partido o coalición presentará en el debate de investidura como aspirante a la Presidencia del Gobierno. Podría ocurrir, aunque en España nunca ha ocurrido, que, tras unos resultados electorales que no aproximara a ningún partido a la mayoría parlamentaria, se articulara una coalición entre los dos o tres partidos que hubieran obtenido más representación y se designara candidato a la presidencia a algún diputado que no fuera el inicialmente previsto para ocupara esa responsabilidad.
Sigue leyendo

Susana Díaz: dos riesgos (El correo de Andalucía)

Susana DíazDimitió Griñán. En estas mismas páginas escribí un par de comentarios sobre el anuncio del presidente de la Junta de Andalucía, en el pasado mes de julio, cuando anunció la convocatoria de primarias para elegir al próximo candidato a la presidencia del gobierno andaluz, que no su dimisión inmediata como ocurrió el pasado día 27. En esos artículos aventuraba las hipótesis que podían plantearse una vez que hubiera un candidato socialista, tras el proceso de primarias. El más lerdo de los comentaristas políticos adivinó que Griñán no podía seguir de presidente con una candidata sentada en su consejo de gobierno, esperando tres años hasta que se agotara la legislatura actual. Y efectivamente, Griñán, dimitió. No podía esperarse otra cosa. Sigue leyendo