SENADO A DISTANCIA

Vi la pasada noche del miércoles al presidente del gobierno de España en compañía del cantante Bertín Osborne que sabe poco de como se enciende una cocina y menos de los trenes AVEs que circulan actualmente por nuestro país. Mariano Rajoy aludió a su viaje de inauguración del AVE Madrid-León y el cantante se quedó sorprendidísimo. Parecía entender que ese tren rápido llegue a Córdoba o a Málaga pero le resultó divertido que llegara a León. -¡Ya Zamora en unos días! le espetó el presidente, que parecía venirse arriba ante la incredulidad del gaditano.

Recordé inmediatamente lo que Pedro Sánchez porfió con Pablo Iglesias en el debate online del lunes pasado respecto a su intención de trasladar el Senado a Barcelona. Todos los que tienen AVE y líneas aéreas que les conecten a Barcelona o a Gerona no tendrán mayores problemas para ser senadores, pero ¿quién será el extremeño que quiera pasarse un día para ir y otro para volver en tren convencional o en coche? Si la cosa fuera a ser así, los extremeños deberían pedir que el senado, además de su actual carácter invisible, debería ser virtual para que los senadores extremeños puedan asistir a sus sesiones, aunque sea con interrupciones como las del debate online del otro día. Y si no, que admitan compatibilidades para los extremeños que sean senadores y conductores de UBER.