Dependencias de la Generalitat

Dependencias de la Generalitat / Rosell

Dependencias de la Generalitat / Rosell

ERC ha sido un partido que desde 1977 hasta hoy ha tenido cambios sustanciales desde el punto de vista de las características generacionales y de la cualificación política de sus dirigentes. De los viejos ex combatientes republicanos como Heribert Barrera, que fue su máximo dirigente en 1977 y que había desarrollado una larga trayectoria antifranquista en la clandestinidad, se pasó a Angel Colom, Carod-Rovira, Joan Puigcercós, hasta llegar al actual Oriol Junqueras, que se hizo con la dirección de un partido que nunca tuvo una sólida y estructurada teoría política. Desde su fundación en 1931, jamás se le ha conocido un ideario político relacionado con la economía o con el pensamiento social. Su único pensamiento es el que tiene que ver con la República como forma de Estado y con la independencia de Cataluña. Esa es la razón por la que nunca se pudo saber muy bien cómo y dónde situar ideológicamente a un partido plagado de contradicciones en los espacios socioeconómicos.
Sigue leyendo

La paja en el ojo ajeno

El tuit de Quim Torra

«Colau sigue pensando que “el teléfono hay que cogerlo siempre cuando llame Torra”, pero no la mano tendida de un Rey que representa a la nación española de la que Barcelona forma parte»

En un texto que Torra reprodujo vía Twitter, el presidente del Gobierno catalán reprochó a Pedro Sánchez no haber contestado su llamada telefónica del sábado 19 de octubre pasado. Según el texto de la carta, Torra escribió que «usted se niega a hablar con el representante de los catalanes y, aún peor, se niega a establecer ningún tipo de diálogo».
Sigue leyendo

¡Y se creerán que no van a votar!

¡Y se creerán que no van a votar! / Rosell

¡Y se creerán que no van a votar! / Rosell

Sigo peleando contra la maldición que me persigue. Parece ser que por el hecho de haber dedicado buena parte de mi vida a la actividad política tengo la obligación de escuchar diariamente a los pelmas que se consideran con el derecho de “amenazarme” con la consabida frase de “…pues yo no voy a votar”. Siento decepcionarles cuando les respondo con un encogimiento de hombros como dándoles a entender que a mí lo mismo me da. Ellos creen que no he entendido la amenaza y vuelven a la carga.

Si después de 41 años de democracia algunos no han llegado a comprender que la democracia no es un sistema político que sólo compete a los que se dedican activamente a la política, sino que es patrimonio de todos, independientemente de lo que les haya costado conseguirla, pienso que una breve explicación callejera o en la barra de un bar no va a disuadirles de su satisfactoria decisión.
Sigue leyendo

¿Hartos de democracia?

¿Hartos de democracia? - Fernando Villar / EFE

¿Hartos de democracia? – Fernando Villar / EFE

Se hartaron de democracia. Amenazan con no votar. Franco murió hace 44 años y no saben dónde enterrarlo porque algunos creen que sigue vivo. Berta, la protagonista de la excelente novela de Javier Marías, reflexionaba con rencor sobre la estupidez de quienes se vanagloriaban con las hazañas de la dictadura argentina en Las Malvinas: “El pueblo, que a menudo es vil y cobarde e insensato, nunca se atreven los políticos a criticarlo (…). Es solo que se ha erigido en intocable y hace las veces de los antiguos monarcas despóticos y absolutistas. Como ellos, posee la prerrogativa de la veleidad impune, no responde de lo que vota ni de a quién elige, de lo que apoya, de lo que calla y otorga o impone y aclama”.
Sigue leyendo

¡Y ellos lo saben!

¡Y ellos lo saben! / Rosell

¡Y ellos lo saben! / Rosell

España tiene una extensión territorial de 505.990 kilómetros cuadrados. Cataluña, 32.108. En el caso de que unilateralmente decidieran la separación del resto de España, los españoles nos encontraríamos ante un grave problema que tiene poco que ver con la dimensión de nuestro país. No es la extensión del territorio lo que hace grande, fuerte y consistente a una nación; se puede ser un macro territorio y, sin embargo, disponer de una economía deficiente y de un Estado con una democracia inexistente o debilitada; ejemplos hay que demuestran que a España no tenía que irle mejor o peor en función de dónde sitúa sus fronteras. Fronteras que, en el caso español, no han parado de moverse desde que con los reinados de Carlos I y Felipe II, en el Imperio español -según nos enseñaban en la escuela- nunca se ponía el sol. Ya a partir de Felipe III las sombras comenzaron a aparecer con la pérdida de los Países Bajos, el Milanesado, Nápoles, las colonias americanas, los territorios en Asia y Oceanía, las colonias norteafricanas… Cuando en 1978, la nueva Constitución alumbró la democracia española, los españoles estábamos curados de espantos si de pérdidas territoriales se trataba.
Sigue leyendo

La hora de la justicia

La hora de la justicia / rosell

La hora de la justicia / rosell

No hay diálogo posible ni nada que negociar con el independentismo. O Constitución y Estado democrático de derecho o república catalana independiente. Éstas y no otras son las alternativas que están en juego. Los independentistas ya han manifestado, por activa y por pasiva, cuáles son sus premisas de partida: La república catalana independiente ya fue promulgada y no piensan retroceder hacía otra fórmula diferente.

Sigue leyendo