¿Hay alguien que quiera escucharme?

¿Hay alguien que quiera escucharme? / rosell

¿Hay alguien que quiera escucharme? / Rosell

Resulta difícil aceptar la situación que semana a semana se presenta ante nuestros atónitos ojos. La matanza de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas sigue ocupando páginas y páginas de los medios de comunicación social sin que parezca que el triste y desgraciado fenómeno tienda a desaparecer o por lo menos a rebajar su intensidad. Artículos y opiniones tratan de explicar las causas que aparentemente contribuyen al asesinato semanal, a la violación o a las agresiones grupales a mujeres.
Sigue leyendo

Dependencias de la Generalitat

Dependencias de la Generalitat / Rosell

Dependencias de la Generalitat / Rosell

ERC ha sido un partido que desde 1977 hasta hoy ha tenido cambios sustanciales desde el punto de vista de las características generacionales y de la cualificación política de sus dirigentes. De los viejos ex combatientes republicanos como Heribert Barrera, que fue su máximo dirigente en 1977 y que había desarrollado una larga trayectoria antifranquista en la clandestinidad, se pasó a Angel Colom, Carod-Rovira, Joan Puigcercós, hasta llegar al actual Oriol Junqueras, que se hizo con la dirección de un partido que nunca tuvo una sólida y estructurada teoría política. Desde su fundación en 1931, jamás se le ha conocido un ideario político relacionado con la economía o con el pensamiento social. Su único pensamiento es el que tiene que ver con la República como forma de Estado y con la independencia de Cataluña. Esa es la razón por la que nunca se pudo saber muy bien cómo y dónde situar ideológicamente a un partido plagado de contradicciones en los espacios socioeconómicos.
Sigue leyendo

¡Y se creerán que no van a votar!

¡Y se creerán que no van a votar! / Rosell

¡Y se creerán que no van a votar! / Rosell

Sigo peleando contra la maldición que me persigue. Parece ser que por el hecho de haber dedicado buena parte de mi vida a la actividad política tengo la obligación de escuchar diariamente a los pelmas que se consideran con el derecho de “amenazarme” con la consabida frase de “…pues yo no voy a votar”. Siento decepcionarles cuando les respondo con un encogimiento de hombros como dándoles a entender que a mí lo mismo me da. Ellos creen que no he entendido la amenaza y vuelven a la carga.

Si después de 41 años de democracia algunos no han llegado a comprender que la democracia no es un sistema político que sólo compete a los que se dedican activamente a la política, sino que es patrimonio de todos, independientemente de lo que les haya costado conseguirla, pienso que una breve explicación callejera o en la barra de un bar no va a disuadirles de su satisfactoria decisión.
Sigue leyendo

¿Dónde están?

¿Dónde están? / Rosell

¿Dónde están? / Rosell

Cuarenta y un años es una fecha que se adentra en el periodo de madurez y que obliga a revisar el tipo de democracia que nos dimos los españoles con la Constitución de 1978. Quienes por edad supimos lo que era vivir en un país sin democracia, sometido a una dictadura, y sin libertad, podemos saborear con mayor placer los cuarenta y un años que llevamos viviendo en libertad. Produce risas, cuando no irritación, oír que la Transición que hicimos los españoles en los años 70 del siglo XX, es una prolongación del régimen franquista. Sólo los muy ignorantes o los muy desaprensivos están dispuestos a equiparar la dictadura surgida tras la Guerra Civil española con la democracia ganada tras la aprobación del texto constitucional. Sólo los populistas y los nacionalistas independentistas se refieren a la democracia española con el que para ellos es un título ofensivo: “Régimen del 78”.
Sigue leyendo

Del amor al odio… y al miedo

Del amor al odio... y al miedo / ROSELL

Del amor al odio… y al miedo / ROSELL

Resulta difícil aceptar la situación que semana a semana se presenta ante nuestros atónitos ojos. La matanza de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas sigue ocupando páginas y páginas de los medios de comunicación social sin que parezca que el triste y desgraciado fenómeno tienda a desaparecer o, por lo menos, a rebajar su intensidad. Artículos y opiniones contribuyen a explicar las causas que aparentemente contribuyen al asesinato semanal, a la violación o a las agresiones grupales a mujeres.
Sigue leyendo