Poli bueno, poli malo

Poli bueno, poli malo

Raquel Marín

Algo me he perdido en el tiempo en que fui responsable de una comunidad autónoma o durante el periodo en el que dejé esa responsabilidad, porque no recuerdo que los ciudadanos pidieran, ni antes ni ahora, una reforma de la Constitución para hacerla federalizante ni para nada. Microsoft, empresa estadounidense, no reconoce la palabra federalizante. EE UU es un país claramente federal y, tal vez, esa sea la razón del desconocimiento, porque se es federal o se es centralista, pero no se conoce ningún Estado federalizante, de igual manera que o se está embarazada o no, pero no se conocen casos de mujeres embarazantes.

Sigue leyendo

Oferta y contraoferta

Para los nacionalistas, y también para algunos que no se definen así, la solidaridad que, por ejemplo, se ejerce a través del impuesto sobre la renta, o en general a través del sistema fiscal, es vista no como una solidaridad que se ejerce entre unos ciudadanos con otros, sino entre unos territorios y otros. No habría, en esa visión, un nexo directo entre los españoles.
La adscripción del ciudadano, así como el ejercicio de la solidaridad como expresión de esa adscripción, sería la región o la nacionalidad. Y sería ésta, en bloque, la que destinaría, de grado o por imposición del poder superior, una parte de sus recursos globales a la solidaridad con otras regiones, igual que en los Presupuestos Generales del Estado se destina una partida a la ayuda a los países subdesarrollados. Sigue leyendo

Me estoy volviendo loco

Foto: EFE

Algunos militantes dijeron que se sintieron avergonzados por el espectáculo que dieron los dirigentes socialistas en el Comité Federal del mes de octubre pasado. Ya se sabe que allí se provocó la dimisión del anterior secretario general federal, Pedro Sánchez, y se constituyó una Comisión Gestora que respondía en su composición a la mayoría de los miembros del Comité Federal, es decir, de todos aquellos que eran contrarios a la estrategia política que quería desarrollar el dimisionario secretario general y el equipo que le acompañó hasta que le abandonaron cuando vieron que se árbol ya no daba ni cobijo ni sombra.

Sigue leyendo

Comité Federal: esperando argumentos

Foto: EFE

Los Enteraos, chirigota de Cádiz de 2009, decían en una de sus letras: “Están hablando de la crisis y no se enteran de ná, es que hablan sin saber, es que hablan por hablar”. Remedándoles, podíamos poner PSOE donde dice crisis y la cosa quedaría así: “Están hablando de candidatos y no se enteran de , es que hablan sin saber, es que hablan por hablar”.

Lo malo de la ausencia de dirección no es saber si el PSOE celebrará su Congreso antes o después del verano. Lo peor es que esa ausencia ha dejado a un montón de gente sin saber adónde ir y a militantes de un bando insultando a otros a través de las redes sociales.

Sigue leyendo

La abstención y la conciencia

Odón ElorzaEn muy pocas ocasiones los parlamentarios socialistas han tirado de la conciencia para justificar un voto contrario a las resoluciones emanadas de los órganos de dirección del PSOE que, por cierto, fue el partido que los incluyó en sus listas. En esas circunstancias, la dirección socialista supo respetar esa ruptura de la disciplina parlamentaria, llegando como mucho a imponer una sanción de carácter económico al infractor.

Sigue leyendo

Recordando otros tiempos

Nicolás Redondo, junto a Santiago Carrillo, durante la huelga general de 1988. Tres años antes abandonó el grupo parlamentario socialista por discrepancias por la política económica del PSOE/Captura de pantalla de un vídeo de YoutubeDefinitivamente, la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno llega a su fin. Tras dos votaciones, la abstención del PSOE y los votos afirmativos de PP, C’s y Coalición Canaria darán más votos positivos que negativos. En condiciones normales, el PP hubiera sido el gran derrotado de las elecciones del último 20 de diciembre. La lógica se hubiera impuesto y el PSOE hubiera vuelto a ocupar la presidencia del Gobierno, no gracias al turnismo del que habla Iglesias, sino porque la izquierda socialdemócrata hubiera superado en votos a un partido del que huyeron varios millones de votantes populares a los que les ofendió el terreno que durante años había pisado el PP con Bárcenas y Correas al mando.

Sigue leyendo