Good bye ETA!

Good bye ETA! / Rosell

Good bye ETA! / Rosell

Seguro que muchos de los que lean estas líneas recordaran haber visto la película Good bye Lenin, estrenada el año 2003 y dirigida por el alemán Wolfgang Becker. La trama de la película gira en torno a una mujer y madre de 2 hijos, muy activa dentro del Partido Socialista Unificado y simpatizante del Gobierno comunista, la cual por una situación de estrés profundo, cae en estado de coma un tiempo antes de la caída del muro de Berlín. Estando postrada en el hospital, esta mujer se pierde la primera parte del proceso de unificación de ambas partes de Alemania y la transición a un mundo completamente capitalista. Luego de estar ocho meses en coma, despierta para encontrarse con un mundo desconocido para ella, por lo que a partir de esto, para evitarle una situación de estrés fuerte, su hijo Alex comienza a recrear la vida de su madre tal como era previa a la caída del muro de Berlín y la reunificación de Alemania, por lo que el apartamento de la familia pasa a ser una isla anclada en el pasado.

Sigue leyendo

Otegi y sus palmeros

Otegi dirigiéndose a los medios a su llegada al Parlamento Europeo (EFE)
Salah Abdeslam, responsable de la logística del comando yihadista que mató a 130 personas en París el 13 de noviembre de 2015, fue extraditado el pasado 27 de abril de Bélgica a Francia. Está acusado de asesinato, posesión de armas, fabricación de explosivos y secuestros. Es posible que tras el proceso judicial sea condenado a cadena perpetua, aunque su abogado insiste en que su defendido está deseoso de colaborar con la justicia, se supone que para que la condena no sea tan severa.
Sigue leyendo

Bolsas y flores

A los hijos de Isaías Carrasco

La pregunta es: ¿Qué hacían a la puerta de la cárcel de Logroño tantos medios de comunicación el pasado día 29 de febrero? ¿Cuáles eran las urgencias informativas de la población española como para que tanto periodista y tanta cámara de televisión estuvieran desde tempranas hora de la mañana, esperando la salida de un preso que había ingresado en prisión por su pertenencia a banda armada? ¿Qué esperaban que dijera semejante personaje? ¿Qué tiene de noticiable que alguien salga de prisión después de haber cumplido condena por haber sido de ETA? Tanta gente de la prensa fue la excusa que le sirvió a Otegi para afirmar que a los demás presos no se les dispensa tal tratamiento informativo; que si estaba allí tanta cámara de TV, por algo sería. Y ese algo para él -y para los que piensan y mataban y secuestraban como él- es que él no era un preso que había sido encarcelado por haber delinquido sino por haber pensado políticamente de manera diferente a como se piensa por el resto de los ciudadanos. Que él era un preso político.   Tanta cámara animó, también, a Pablo Iglesias a proclamar a los pocos minutos de la puesta en libertad de Otegi que su puesta en libertad era una buena noticia para los demócratas y que nadie debería ir a la cárcel por sus ideas.

Sigue leyendo

¡Pídanle cuentas al maestro armero!

Artículo publicado en Elconfidencial.com

Acto de presentación de un documento para invitar a "una reflexión y trabajo conjunto" sobre derechos de presos de ETA. / Javier Etxezarreta (EFE)Presos de ETA enfermos y mayores de setenta años han comenzado a pedir, por primera vez de manera individualizada en este colectivo, el traslado a cárceles del País Vasco y, en algunos casos, su excarcelación”. Esta es la noticia con la que nos desayunábamos los españoles el pasado día 13 de marzo. Cualquiera lo diría. Y algunos siguen pensando que ETA ha ganado la batalla. Ya parece que quedaron atrás tantas bravatas, tantos vídeos con el anagrama de ETA cubriendo las espaldas de dos o tres encapuchados que, de tiempo en tiempo, nos dejaban varios atentados y decenas de cadáveres y cientos de mutilados encima de la mesa y nos hacían oír su voz chula y altanera que, traducida al castellano, nos proclamaban sus consignas y nos decían que nos perdonaban la vida temporal, definitiva o indefinidamente, para tiempo después, volver a matar y a extorsionar. Y así año tras año. Sigue leyendo