Dos madrugadas con el comandante

Fidel Castro y Rodríguez Ibarra. Foto: Diario HoyNi era Jefe de Estado ni presidente de gobierno. Llevaba ocho años retirado como consecuencia de una enfermedad. Durante ese tiempo han fallecido varios dirigentes políticos, varios premios Nobel, varios intelectuales, varios actores de renombrado prestigio, y la vida siguió. Pero ha muerto Fidel Castro y el mundo como que se ha parado para escuchar o emitir las más diversas y contradictorias opiniones sobre la figura que acaba de desaparecer y cuyas cenizas son paseadas por la ruta inversa a la que hizo el comandante Fidel con sus barbudos guerrilleros.

Sigue leyendo