¿Gestionar o transformar?

¿Gestionar o transformar? / rosell

¿Gestionar o transformar? / rosell

Todavía resulta difícil explicar por qué la izquierda española, habiendo ocupado el poder político durante un largo periodo de tiempo, no ha sido capaz de poner en marcha algunos proyectos demandados por su electorado, a pesar de que no costaban dinero o eran financieramente muy poco onerosos. Que en España, después de veinte años de Gobierno socialista no haya todavía leyes que regulen la eutanasia o que no se haya hecho cumplir la Constitución en lo referente la laicidad del Estado, que tengamos abierto un conflicto sobre la enseñanza de la religión en las escuelas públicas, etc., etc., sólo puede explicarse, no por razones económicas, sino por el excesivo poder que siguen teniendo en España determinadas fuerzas ajenas al refrendo democrático. A veces, la tentación de los partidos de izquierda ha sido la de acomodarse a esa situación, renunciando a transformar y ciñéndose a competir en el campo de la mera gestión de las mejoras del sistema, neutralizando, así, las diferencias entre quienes deberían aspirar a transformar y quienes solo persiguen gestionar y administrar.

Sigue leyendo

Blancanieves y la bruja fea

El primer ministro húngaro y líder ultraderechista Viktor Orban. Reuters

Desde un país definido y articulado, la izquierda puede encontrar aliados que no sientan el desencanto de la política si está en condiciones de emitir avisos de que verdaderamente la democracia y la lucha contra las desigualdades está dentro de sus preocupaciones y de sus riesgos, en el interior y en el exterior de sus fronteras nacionales.

Sigue leyendo

Certezas y paradojas

No pretendo con este escrito convencer a nadie de nada. Compartir certezas y dudas se me antoja necesario en este complicado momento en el que vivimos. Nadie sabe, por ejemplo, si es cierto que un gobierno cuyo presidente fue la consecuencia de un parlamento surgido de unas elecciones, debe rendir cuentas o no de su acción de gobierno ante otro parlamento, consecuencia de otras elecciones posteriores.

De lo que no cabe la menor duda -y ahí va mi primera certeza- es de que es el Parlamento, y no los ciudadanos, el que elige al presidente de un gobierno en un sistema parlamentario como el que diseña nuestra Constitución, a diferencia de lo que ocurre en los sistemas presidencialistas. Resulta paradójico y contradictorio que, para demostrar el nivel de democracia en el funcionamiento interno de un partido, la prueba del nueve sea la de elegir o no a su candidato a presidente del Gobierno, alcalde o presidente de comunidad autónoma por el procedimiento de primarias.

Sigue leyendo

Dos pedales y cuatro ruedas

Siempre fue un misterio, para los que somos legos en el arte de la mecánica, el hecho de que unos automóviles necesiten tres pedales para poder circular, mientras que otros, los llamados automáticos solo necesiten dos – freno y acelerador-, prescindiendo del tercero llamado embrague.

Preguntado por esa circunstancia, el mecánico del taller al que llevo a reparar mi Volkswagen Passat cada vez que se le enciende en el cuadro de mando algún chivato, responde que la explicación es sencilla aunque el mecanismo que hace posible la ausencia física de uno de los tres pedales es muy complejo.

Sigue leyendo

Aquella izquierda catalana

Se aprobó en el Parlamento de Cataluña la declaración para iniciar la desconexión de esa región del resto del Estado. Los españoles nos encontramos con un ataque al Estado desde dentro del Estado y no tenemos respuesta. Dice el presidente del Gobierno que él sabe lo que hay que hacer pero el resto de los ciudadanos no sabemos qué decir. No sabemos qué hacer. El Gobierno debería articular un discurso y una respuesta que pudiera dar seguridad y tranquilidad a todos los ciudadanos. Conviene que se tenga claro y se tome en serio. Tenemos poca experiencia en reformas constitucionales.

Sigue leyendo