José María Benegas

Txiki Benegas. Foto: JOSÉ LUIS CEREIJIDO (EFE)

Me puse en la mañana de ayer a teclear unas líneas para enviar al HufftPost sobre Artur Mas. Desde que pasaron las elecciones municipales y autonómicas de mayo pasado, no hay día que no se tenga el impulso de escribir algo sobre el presidente de la Generalitat de Cataluña. Cuando estaba terminando me llegó la noticia de la muerte de Txiki Benegas.

Y no tuve dudas: entre escribir sobre el catalán o hacerlo sobre el vasco, era como decidir entre lo malo y lo bueno, lo desleal y lo leal, lo insensato y lo sensato, lo nacionalista y lo socialista, lo indigno y lo digno, el oportunismo y la generosidad, la antipatía y la simpatía, el atolondramiento y la sensatez, la insolencia y el comedimiento. Abandoné a Mas y me fui con Txiki, con el que ya nunca más podré dialogar sobre el PSOE y sobre España, dos de sus grandes pasiones y de sus desvelos.

Sigue leyendo