Tres propuestas

  1. Resulta habitual, aunque no por eso menos aberrante , el asesinato de mujeres a manos de sus parejas. El último caso ocurrió en Úbeda, donde una mujer murió acuchillada por su marido. Para rematar la horrible faena, el verdugo se quitó la vida tirándose por el balcón de un cuarto piso en el que vivía la pareja y sus dos hijos, también asesinados por el parricida. Son muchas las llamadas que desde diferentes colectivos y medios de comunicación se realizan para tratar de concienciar a posibles víctimas de la violencia de género. Se me ocurre pensar que el mejor anuncio que podría ensayarse para concienciar a los futuros victimarios sería el siguiente: “Si piensa suicidarse después de matar a su mujer y/o a sus hijos, invierta los términos: SUICÍDESE ANTES y le enterraremos como se merece. Hacerlo al revés le convierte en un asesino. Suicidarse antes le convierte en un suicida. ¿Cómo le gustaría ser recordado?”.
    Sigue leyendo

Del amor al odio… y al miedo

Del amor al odio... y al miedo / ROSELL

Del amor al odio… y al miedo / ROSELL

Resulta difícil aceptar la situación que semana a semana se presenta ante nuestros atónitos ojos. La matanza de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas sigue ocupando páginas y páginas de los medios de comunicación social sin que parezca que el triste y desgraciado fenómeno tienda a desaparecer o, por lo menos, a rebajar su intensidad. Artículos y opiniones contribuyen a explicar las causas que aparentemente contribuyen al asesinato semanal, a la violación o a las agresiones grupales a mujeres.
Sigue leyendo

Violencia machista: empezar por la escuela

Año 2007, 71 mujeres asesinadas por violencia machista; año 2008, fueron 84; 68 lo fueron en 2009, algo menos que en 2010, cuando la cifra de muertas ascendió a 85; en 2011, los machos de la piara asesinaron a 67 y a 57 en 2012, la misma cifra que en 2013 y dos menos que en 2014. Estamos en agosto de 2015 y ya son 29 las mujeres víctimas de la violencia que contra ellas ejercen los que se consideran dueños y señores de eso seres humanos que mueren por el mero hecho de ser mujeres.

Sigue leyendo