RETROEXCAVADORA O VOTO

Momento en que la estatua del propietario de esclavos escocés Robert Milligan es retirada en Londres - AFP

Momento en que la estatua del propietario de esclavos escocés Robert Milligan es retirada en Londres – AFP

Una de las consecuencias del asesinato del ciudadano norteamericano George Floyd ha sido la revisión o eliminación de todas aquellas obras que reivindiquen, enaltezcan o destaquen el racismo y el supremacismo de algunas razas sobre otras a las que se consideran inferiores.

Ahora que se anuncia una nueva edición del Teatro Clásico de Mérida, donde se volverán a representar obras de los clásicos griegos, me pregunto que cómo era posible que gente con mentes tan brillantes como Platón, Aristóteles, Pitágoras, Sófocles fundadores de la filosofía, de las matemáticas, de la democracia, no tuvieran ningún problema moral para vivir y convivir con esclavos. No solamente no tenían ningún problema, sino que Platón y Aristóteles escribieron a favor de la esclavitud. Hoy, 25 siglos después, nos parece intolerable. ¿Cómo no les creaba cargo de conciencia esa situación?

Sigue leyendo

Vea y compare

Es posible que el señor Tezanos, catedrático de sociología y director del CIS, se equivocara honradamente en el sondeo que publicó semanas antes de la celebración de las elecciones autonómicas andaluzas, atribuyendo de 45 a 47 escaños al PSOE de Andalucía y solo 1 al incipiente partido llamado VOX. El error fue de tal naturaleza que, tal vez, Tezanos debería revisar sus métodos y adaptarlos a los tradicionales del CIS que están ya suficientemente contrastados. Desde mi punto de vista, no hay que ser sociólogo ni politólogo ni analista político, que de todo hay, y en abundancia, en emisoras y televisiones, para haber comprendido que las cosas no podían haber salido de manera diferente a como se han conducido. No podía ser creíble una candidata que apostando, con todo merecimiento y todas las credenciales, a la Secretaría General del PSOE, lo que implicaba el abandono de la presidencia de la Junta de Andalucía y de la Secretaría General del PSOE andaluz, cuando pierde esa oportunidad, regresa a tierras andaluzas como si nada hubiera pasado. Y sí pasó: pasó que perdió mucha credibilidad. Si se opta por lo más, después no se puede acudir a lo menos diciendo que lo menos es lo más. De nuevo el sistema de primarias casi aniquiló a una excelente política y contribuyó a la derrota del PSOE en Andalucía.
Sigue leyendo