Pero… ¿y Podemos?

Partidarios de la independencia festejan en Barcelona el resultado del 9N (EFE)

Como es sabido, los nacionalismos que hoy conocemos en España (sobre todo, el catalán y el vasco) son en una parte importante el resultado de la transformación o, si se quiere ser más precisos, de la secularización y modernización del foralismo o fuerismo que caracterizó al tradicionalismo español en el siglo XIX. Este, a su vez, era expresión de las resistencias que se oponían, desde distintas zonas de España, a los sucesivos intentos de centralización política (primero con el Conde-Duque de Olivares, luego con la Monarquía Borbónica y finalmente con el liberalismo centralista).

Esa historia de conflictos ha dejado como sedimento una cierta demonización del Estado, visto este como el poder opresor que asfixiaba las libertades propias y una situación de agravio permanente, cuyos ecos son todavía audibles en el discurso político nacionalista. Para los nacionalistas, la historia relevante es la de los conflictos centro-periferia que han tenido como escenario el solar peninsular.

Pero la transformación del viejo fuerismo, o del regionalismo de tipo más bien cultural y literario que entronca con el movimiento romántico, en nacionalismo político añadió a esa reclamación de las libertades locales y de la salvaguardia de la propia identidad cultural otros ingredientes de suma importancia. Al asumir el nacionalismo como la ideología con que englobar aquellas demandas, se estaba dando entrada a lo que, desde la Revolución Francesa, es el rasgo distintivo de todo nacionalismo: la transformación de la nación en Estado, con todos los atributos de éste.

Lo que se está discutiendo en estos momentos no tiene nada que ver ni con la financiación autonómica ni con los dineros regionales. No puede ser que debajo de esta preocupación que muchos españoles manifestamos por la marcha de los acontecimientos sólo se esconda dinero

Así pues, con la transformación del regionalismo y foralismo en nacionalismo político, la adquisición de la condición estatal se convirtió en el horizonte último de estos movimientos. Y en esas estamos.

Lo que se está discutiendo en estos momentos no tiene nada que ver ni con la financiación autonómica ni con los dineros regionales. No puede ser que debajo de esta preocupación que muchos españoles manifestamos por la marcha de los acontecimientos sólo se esconda dinero.

Los nacionalistas permanecen políticamente anclados en aquella visión de la historia a que antes hacía referencia, y en la frustración de la ambición estatal, por lo que seguirán alimentando la ilusión de la desaparición del Estado español.

¿Y cómo se pueden cumplir ese objetivo?:

  1. Separándose drásticamente (URSS, Yugoslavia).
  2. Debilitando el Estado del que forman parte en función de la coyuntura política y midiendo la fortaleza en sus convicciones de quien tiene la responsabilidad del Gobierno de España.

En estos momentos, en España, estamos en ambas opciones. La opción a) es la que pretende conseguir Artur Mas, una vez que la opción b) no acaba de dar el resultado que habían previsto con la vía que, por ejemplo, contemplaban los nacionalistas de una eliminación progresiva de la tributación por renta al Estado, y que formaba parte de una estrategia de redimensionamiento a la baja del Estado español, cuyo horizonte penúltimo sería convertir a España en una especie de confederación o pacto entre regiones o naciones autónomas.

Dentro de esa opción de debilitamiento del Estado, no parece casual el hecho de que una opción política como Podemos haya irrumpido tan contundentemente en el panorama político español

Dentro de esa opción de debilitamiento del Estado, no parece casual el hecho de que una opción política como Podemos haya irrumpido tan contundentemente en el panorama político español

Leer más:  Pero… ¿y Podemos? – Blogs de En Nombre de la Rosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.