¡PRIMERO, LOS POLÍTICOS!

En los días previos a la navidad de 2020 se anunciaba que a final del mes de diciembre se empezaría a vacunar a contra el coronavirus. Los ciudadanos desconfiábamos por tanta celeridad. La sospecha estaba justificada puesto que al inicio de la pandemia se nos había dicho que una vacuna que reuniera todos los requisitos no podría estar lista antes de dos años. Si sólo habían pasado nueve meses desde que se empezó a elaborarla, era normal que la sospecha se apoderara de quienes somos neófitos en esas materias. Sigue leyendo

¡O A SETAS O A ROLEX! (Relato de ficción)

Han pasado seis meses desde que el Congreso de los Diputados aprobó una ley orgánica por la que se limitaba a los actos propios de la Jefatura del Estado  la inviolabilidad del  Rey de España. Cualquier delito cometido por el titular de la Corona española fuera de su responsabilidad institucional será juzgado de acuerdo con las leyes comunes que rigen para el conjunto de los ciudadanos.

Sigue leyendo

DEJARSE OIR

Vuelvo sobre una idea que me perturba: contribuir a eliminar esos restos de un carácter pesimista y pasivo con el que se dibuja tradicionalmente a los extremeños y que, desgraciadamente, generan complejos respecto a los demás españoles.

Y en esa tesitura, ¿de qué tenemos que avergonzarnos? ¿De qué tenemos que acomplejarnos? Pero… ¿qué tenemos que envidiar a otros como para suponer que ellos son más o nosotros somos menos? Se responde mejor a esos interrogantes si cada uno de nosotros hace un ejercicio mental de imaginar cómo hemos vivido aquí en los últimos cien años y como se vivía en otras zonas de España. Como además hemos sido un pueblo emigrante, no nos costará encontrar a un familiar, a un amigo o a nosotros mismos, cuando fuimos emigrantes, que lo haya vivido fuera de nuestra región.

Sigue leyendo

CHARO: SONABA A VERDAD

Charo CorderoSe propuso vencer al tumor maligno que se ubicó en una parte de su menudo cuerpo. ¡Voy a por él! me dijo cuando le indicaron el tratamiento a seguir. Y a por él fue. Y le ganó la batalla. Y volvió a sus quehaceres locales y provinciales. Nadie en la capital del reino le avisó de que el tumor vencido había enviado parte de su ejército a otros órganos de su debilitado cuerpo. Sigue leyendo