Son terroristas, pero son sus terroristas

La ministra portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, ante la negativa del candidato a Lehendakari por Bildu de calificar a ETA como grupo terrorista, tenía que haber emulado a Franklin D. Roosevelt cuando calificó al general Somoza de “hijo de puta” para, a renglón seguido, añadir, pero “es nuestro hijo de puta”, y haberle dicho al candidato proetarra: “ETA fue un grupo terrorista pero era tu grupo terrorista. El resto de los ciudadanos éramos las víctimas de ellos”.

Contra nosotros: riqueza y renta

Contra nosotros: riqueza y renta / rosell

Antoni Castells, consejero socialista de Hacienda de la Generalitat en 2009, declaró tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera del 15 de julio de ese año, cuando se aprobó el modelo de financiación autonómica que rige ahora, que el nuevo sistema “no sólo es bueno para Cataluña, sino que también lo es para el conjunto de España”. Castells celebró y valoró el acuerdo porque “con él, se cumple estrictamente el Estatuto de Cataluña y por el hecho de que se produzca un cambio de modelo”. Eran esos días en los que la prensa valoraba la astucia de los negociadores catalanes que, según esa prensa, siempre acababan las negociaciones con las alforjas llenas

¿Emparentados?

Las obras publicadas por el Institut Nova Historia

Y si no tienen nada que ver con el resto de España, cómo se explica que la patrona de Barcelona, la mártir santa Eulalia, sea la leyenda de una mártir que fue sacrificada en Mérida, (Badajoz, Extremadura) y de cuyo martirio en la capital extremeña se tienen noticias desde el siglo V, mientras que el primer testimonio  escrito sobre el suplicio  de la misma Eulalia -¿catalana?- data del siglo VII, es decir, tres siglos después del tormento sufrido por la mártir  emeritense como consecuencia de la persecución a los cristianos por orden del emperador Diocleciano.

Tirando con todo

Urna referéndum 1O en Cataluña

Recientemente, Manuel Cancio Meliá, catedrático de Derecho Penal en la Universidad Autónoma de Madrid y vocal permanente de la Comisión General de Codificación, escribió un artículo en un diario de tirada nacional referente al balance jurídico y político de la ley de amnistía. Su artículo concluía con la siguiente pregunta: “Pero ¿había que tirar de todo de lo que se tiró? Sin culpabilizar a nadie concretamente: la reacción del Estado, usando la fuerza y recurriendo a los instrumentos más pesados del Código Penal, fue un error. Reconozcámoslo y sigamos con nuestra vida”.

Scroll al inicio