¡NO NOS CUENTEN MÁS CUENTOS, POR FAVOR!

Abascal-Otegi¿Qué pensamos y dijimos en los primeros años de la recién conquistada democracia cuando partidos como Fuerza Nueva, Falange…, se presentaron a las elecciones que por primera vez se celebraron tras la muerte del dictador?:  “Nadie que se considere demócrata puede entregar su voto a quienes no rechazan la dictadura ni denuncian los crímenes cometidos contra demócratas por el régimen franquista”. No nos servían las excusas que posteriormente nos daban aquellos jóvenes que, al cumplir la edad reglamentaria para poder hacerlo,  votaron a partidos claramente franquistas como los citados o al que creó el terrorista teniente coronel Tejero. Su argumento era que el franquismo era pasado y que había que votar futuro; para ellos la figura de Franco era tan desconocida como la de El Cid Campeador. Votaban fascismo porque les gustaban las propuestas que esos partidos llevaban en sus programas electorales. Al final terminábamos culpándonos a nosotros mismos por no haber sabido retener en la memoria de España los crímenes cometidos por un régimen indigno, terrorista y criminal.  Nos preguntábamos el por qué en las escuelas no se enseñaba lo que había sido la dictadura franquista. Hoy, cuarenta y cinco años después de la dictadura seguimos sin comprender como hay gente que vote a partido como VOX, que no denuncia ni reniega de la dictadura de Franco.

Acabo de leer un artículo en El País, firmado por el periodista Luis R. Aizpeolea en el que trata de justificar el importante voto que EH Bildu, partido liderado por un terrorista etarra que salió de la cárcel hace pocos años, ha recibido de los electores vascos. El periodista, buen conocedor de ese repugnante mundo etarra, intenta demostrar que las cosas no se ven de la misma forma en la periferia que en el centro, siendo el centro el País Vasco y la periferia el resto de España. Así, a primera vista, podría llevarse alguien la idea errónea de que los más de 800 asesinados por ETA lo fueron en el centro, por lo que a ese centro es el que decide la forma de convivir con los asesinos y sus herederos. Desgraciadamente para el centro y la periferia, la mayoría de los atentados no solo ocurrieron en el País Vasco. Toda España sufrió el zarpazo etarra. Y cuando el atentado criminal se producía en el centro, los que morían en la mayoría de las ocasiones eran hombres y mujeres que allí vivían después de haber salido vivos de sus pueblos del resto de la geografía nacional y que a ellos volvían, pero muertos, para ser enterrados entre lagrimas y gritos de incomprensión de sus familiares, amigos y paisanos. Para el periodista de El País, los jóvenes vascos que votan a EH Bildu “perciben en la identidad abertzale una identidad ecologista, feminista y social, totalmente ajena a ETA”.

Como se ve, el trato a unos y otros varía en función de los intereses. No vale decir que “EH Bildu es un partido legalizado, que rechaza en sus estatutos la violencia de ETA y participa en los Parlamentos”. También VOX es un partido legalizado, por lo que no tendrá más remedio que rechazar la violencia y, también, participa en los Parlamentos. Pero todos sabemos que EH BIldu ha estado y está de acuerdo con ETA como lo prueba el hecho de que son los primeros en acudir a los homenajes que se le tributan a los etarras excarcelados cuando llegan a sus pueblos o en acudir a la cárcel de Huelva a entrevistarse con los más sanguinarios de la banda como el criminal Txapote, ese que asesinó al concejal de l PP, Miguel Ángel Blanco, del que no saben de su existencia y asesinato los que votan a los herederos de ETA por su angelical feminismo ecologista. Y por eso, también, desconfiamos de VOX, porque sabemos que si les dejáramos, volverían a imponer las tesis que impuso el dictador Franco cuando secuestró la libertad de los españoles y asesinó a quienes defendieron lo que hoy es una realidad: la democracia.

El día que EH Bildu reniegue del terrorismo etarra y ayude a aclarar la autoría de los asesinatos que aún permanecen sin juzgar, y el día en el que VOX reniegue de la dictadura de Franco y de los regímenes democráticos, y unos y otros se alineen claramente con la democracia y la libertad, entonces se podrá tener la fiesta en paz con ellos. Mientras tanto, ni centro ni periferia. Mataron y les votan los que no tienen limpia la conciencia; los que no tienen ganas de vomitar cuando piensan en tantos asesinados por defender la libertad. No busquen excusas porque no las hay.

2 pensamientos en “¡NO NOS CUENTEN MÁS CUENTOS, POR FAVOR!

  1. Los pactos de la vergüenza, hay que estar en política para tener las tragaderas grandes y salvar tus posaderas para seguir en el envolvente y putrefacto sillón del poder, y digo putrefacto, por que el que lo hace, es por que hacpactado

  2. Estoy convencido que nunca reconocerán a los asesinados en la defensa de la libertad y la democracia. Son intolerantes y así hemos de tratarlos.
    Por respeto a los que dieron su vida, no lo olvidemos.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.