Religión, concertados y públicos

Que la asignatura de Religión deba impartirse en horario escolar es una afirmación que no se corresponde con un sistema educativo público en un Estado aconfesional

La ministra de Educación, Pilar Alegría. EP

La ministra de Educación, Pilar Alegría. EP

A la actual ministra de Educación le preguntaron el pasado día 27 en el diario El Mundo lo siguiente: “La Religión ya no cuenta para la media ni para pedir becas. ¿Se dará en horario lectivo o será extraescolar, como pide Podemos?” La respuesta fue la siguiente: “Se debe impartir dentro del horario escolar.” “¿Y qué van a hacer los alumnos que no cursen Religión? continuó el periodista. Respuesta de la responsable ministerial: “No habrá una asignatura espejo. Corresponderá a los centros planificar actividades sin contenido curricular para que en ese tiempo no se pueda avanzar en otra materia”. Es decir, perder el tiempo.

Sigue leyendo

CONCERTADA PÚBLICA

La ministra de Educación, Isabel Celaá, en el Congreso | EFEOtro gobierno y otra ley de educación. En esta ocasión, la llamada ley Celaá. Y, como siempre, la polémica y las quejas de la ciudadanía que no acierta a comprender por qué en un asunto tan transcendental para el futuro de los nuevos españoles y del país, no son capaces de llegar a acuerdos las distintas fuerzas políticas para que, definitivamente, quede cerrada y sellada la eterna querella educativa.

Sigue leyendo

MÁS PARADOJAS

¿Aislados o socializados?

Son muchos los estudios e informes que alertan a los padres del aislamiento al que está sometiendo Internet y las redes sociales a niños, adolescentes y jóvenes que pasan varias horas del día manteniendo contactos virtuales con otras personas con el riesgo que para la socialización supone esa situación nunca antes vivida. Un estudio en el American Journal of Preventive Medicine sostiene que las personas que utilizan más las redes sociales son quienes se sienten socialmente aislados. “Todavía no sabemos cuál vino primero : el uso de los medios de comunicación social o el aislamiento social percibido”, dijo la principal autora de ese estudio, Elizabeth Miller, en un comunicado de prensa.

Sigue leyendo

No me insultes que llevo chanclas

No me insultes que llevo chanclas / Rosell

No me insultes que llevo chanclas / Rosell

Antes de que la sra. Tejerina insultara a los andaluces, la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, afirmó que los madrileños estaban pagando la educación y la sanidad de los andaluces, por culpa de un sistema de financiación autonómica “injusto”. Debe ser que pagan muy mal puesto que según su compañera de partido, Isabel García Tejerina, “en Andalucía te dicen que lo que sabe un niño de diez años es lo que sabe un niño de ocho en Castilla y León”.

La cosa viene de lejos, porque la también popular Ana Mato, en una entrevista en Punto Radio, en marzo de 2008, aseguraba que “los niños andaluces son prácticamente analfabetos”. Artur Mas alardeó de que los niños catalanes sabían hablar mejor el castellano que, por ejemplo, los sevillanos, a los que “no se entiende”. Y el inefable ex portavoz del PP, Rafael Hernando, en marzo del 2015 ya dijo que “hay que sacar a Andalucía del pelotón de los torpes”.

Sigue leyendo