La izquierda creyente

Los independentistas catalanes han cedido el paso al nacionalismo madrileño y la culpa del paro la tiene Dios y, por eso, la ministra de Trabajo le imploraba el 1 de mayo

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, participa manifestación con motivo del Día del Trabajador en Madrid, a 1 de mayo de 2021, en Madrid. Europa Press

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, participa manifestación con motivo del Día del Trabajador en Madrid, a 1 de mayo de 2021, en Madrid. Europa Press

¿A quién apoyará la elite económica en las elecciones de hoy en la Comunidad Autónoma de Madrid? Tras la Primera Guerra Mundial, esa élite, asustada por el avance del comunismo soviético que se impuso tras la revolución de 1917 en Rusia, apoyó lo que luego terminó siendo otro totalitarismo en forma de nazismo y fascismo. La Segunda Guerra Mundial se encargó de enfrentar a esos dos sistemas autoritarios, criminales y antidemocráticos. La muerte de millones de seres humanos fue el pago por la cobardía y el egoísmo ciego de los más poderosos. Veremos qué camino quiere seguir esa élite madrileña y española en este decisivo momento para la estabilidad democrática.

Sigue leyendo

La horma de su zapato

No todos los pueblos tienen la oportunidad de elegir a un intelectual de prestigio para representar a sus ciudadanos y liderarlos hacía un destino democrático

El escritor Javier Cercas

El escritor Javier Cercas

Escribí el martes de la semana pasada un artículo que, titulado Centralismo madrileño, terminaba con el siguiente párrafo: “Importa quién gobernará Madrid. Pero, mucho más transcendental para los españoles es saber si el Gobierno de España tiene alguna estrategia preparada para el supuesto, casi seguro, de que, de nuevo, el supremacismo racista y totalitario de ERC, de JxC y de la CUP vuelva a gobernar Cataluña con absoluto desprecio a la legalidad constitucional y estatutaria. ¿Hay alguien dispuesto a liderar al 74% de catalanes que no comparten el totalitarismo de los independentistas?

Sigue leyendo

Cartas sobre la mesa

Quienes firmaron que no pactarían con partidos constitucionalistas, que digan claramente qué gobierno piensan formar y cuándo, cómo y de qué manera piensan declarar esa independencia por la que suspiran

Oriol Junqueras y Pere Aragonés celebran el resultado electoral en Cataluña. Europa Press

Oriol Junqueras y Pere Aragonés celebran el resultado electoral en Cataluña. Europa Press

Acabaron las elecciones catalanas. Ya sabemos los resultados.  Se volverán a reclamar soluciones políticas para Cataluña en lugar de la judicialización de la política. Y no debemos olvidarnos de la declaración del vicepresidente segundo del Gobierno de España sobre la falta de plena normalidad democrática en España. Esa declaración no puede deberse a un afán por contribuir a fortalecer la democracia en nuestro país; ni tampoco es un canto al sol en campaña electoral. Hay cosas que no se deben decir ni con campañas ni sin campañas. Y si se dicen hay que encontrar la trampa.
Sigue leyendo

ALGO DE ALEGRÍA

Cabecera del manifiesto en favor de la democraciaLos momentos que estamos viviendo no se prestan a alegrías. De tarde en tarde salta una noticia que te anima el espíritu. Si, por ejemplo, dentro de una semana pierdiera Trump las elecciones norteamericanas, ese será un momento en el que la alegría le gane al miedo, al temor, a la incertidumbre. Mientras tanto, me conformo con el notición de la semana pasada cuando un gran número de Grupos Parlamentarios firmaron un documento que me llevó a tararear el Aleluya. El escrito se titula MANIFIESTO EN FAVOR DE LA DEMOCRACIA, y entre los firmantes figura Euskal Herria Bildu. Todos los firmantes, dice el manifiesto, “reafirman su compromiso con los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la igualdad entre todos los ciudadanos y ciudadanas, sin importar el lugar donde hayan nacido, su género, creencias religiosas u orientación sexual”.

Sigue leyendo

Dependencias de la Generalitat

Dependencias de la Generalitat / Rosell

Dependencias de la Generalitat / Rosell

ERC ha sido un partido que desde 1977 hasta hoy ha tenido cambios sustanciales desde el punto de vista de las características generacionales y de la cualificación política de sus dirigentes. De los viejos ex combatientes republicanos como Heribert Barrera, que fue su máximo dirigente en 1977 y que había desarrollado una larga trayectoria antifranquista en la clandestinidad, se pasó a Angel Colom, Carod-Rovira, Joan Puigcercós, hasta llegar al actual Oriol Junqueras, que se hizo con la dirección de un partido que nunca tuvo una sólida y estructurada teoría política. Desde su fundación en 1931, jamás se le ha conocido un ideario político relacionado con la economía o con el pensamiento social. Su único pensamiento es el que tiene que ver con la República como forma de Estado y con la independencia de Cataluña. Esa es la razón por la que nunca se pudo saber muy bien cómo y dónde situar ideológicamente a un partido plagado de contradicciones en los espacios socioeconómicos.
Sigue leyendo

Si fuera necesario, habría que hacerlo

Un Gobierno del PP y el PSOE para luchar contra el independentismo: si fuera necesario, habría que hacerloNo tengo la sensación de que entre la CUP, Esquerra Republicana de Catalunya y Partido Demócrata Europeo Catalán existan muchos puntos en común. La CUP reclama un republicanismo anticapitalista y defiende la salida de la OTAN y de la UE si Cataluña consigue la independencia. Su coalición es considerada como de extrema izquierda o como izquierda radical. Esquerra Republicana se dice de izquierdas y socialista, y defiende la república y el pancatalanismo.  El PDECat es el heredero de Convergència Democrática de Cataluña, y se define como demócrata, catalanista, europeísta y humanista. Ya ven, unos dispuestos a salir de la UE y otros asegurando que no saldrán de la UE si triunfa la independencia. Es meridianamente claro que entre ellos no existe más afinidad que aquella por la que los tres se definen como independentistas. Esto último es lo que les ha permitido arrinconar la enorme distancia que existe entre los tres para centrarse en aquello que les une: la independencia de Cataluña. Sus perfiles ideológicos son tan nítidos y diferentes que ninguno de ellos ha tenido complejos a la hora de unir sus fuerzas para tratar de conseguir lo que de verdad les importa. Y a ninguno de sus adversarios políticos ni a comentaristas ni a analistas se les ha ocurrido sospechar que la CUP se ha derechizado por apoyar a los otros dos, ni los otros dos han sido calificados de peligrosos extremistas de izquierdas. Sigue leyendo