La ciudad prohibida

La ciudad prohibida / Rosell

La ciudad prohibida / Rosell

Hace casi cien días que se decretó el estado de alarma y, consecuentemente, el confinamiento total o parcial de los españoles para esquivar la temible pandemia declarada por los efectos del llamado coronavirus. En líneas generales, los ciudadanos hemos hecho lo que se esperaba de nosotros. No ha habido grandes discrepancias a la hora de adoptar todas y cada una de las medidas que la autoridad sanitaria ha ido dictando semana tras semana. Los sanitarios españoles han dado un ejemplo de madurez y de responsabilidad. No cayeron en la tentación de ponerse a discutir entre ellos o contra la autoridad sanitaria por falta de material y de personal. Lo importante era salvar vidas y a ello se entregaron arriesgando las suyas. Su ejemplar comportamiento ha sido reconocido con la concesión del premio Princesa de Asturias de la Concordia y con el aplauso diario que puntualmente le dedicábamos los ciudadanos a la caída de cada tarde.
Lo mismo se puede decir de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado, del Ejército y de cuantas profesiones hemos reconocido como esenciales para el mantenimiento de la vida diaria. La España vaciada ha llenado las neveras de la España confinada. La Nissan se va, pero la agricultura se queda y sigue cultivando, recogiendo y vendiendo los alimentos que necesitamos. Podemos vivir sin coches, pero no podemos subsistir sin alimentarnos.

Durante estos cien días, el Gobierno y el Parlamento en su composición reducida han mantenido varios encuentros. Quienes hemos visto la espléndida película de Bertolucci, El último emperador, hemos pensado que en el Parlamento español se vivía fuera de la realidad de lo que acontecía a su alrededor. Igual que le pasó durante un tiempo a Pu-Yi, el último emperador chino que vivió en la Ciudad Prohibida creyéndose emperador de China cuando fuera de esa ciudad existía otra realidad en forma de república, en los debates parlamentarios se nos muestra un mundo que se termina en su propio recinto. La palabra “fuera de” no existe para los que allí se sientan. Se podría pensar que los que allí están ni saben ni entienden lo que está pasando más allá del Palacio del Congreso de los Diputados.

La España vaciada ha llenado las neveras de la España confinada. La Nissan se va, pero la agricultura se queda y sigue cultivando los alimentos que necesitamos

Los domingos, el Gobierno, con su Presidente a la cabeza, mantuvo reuniones, en versión on line, con todos los presidentes de las 17 comunidades autónomas españolas. No encuentro ninguna explicación que justifique el carácter reservado de esos encuentros. En un país compuesto y descentralizado como el nuestro, las reuniones del presidente del Gobierno con los responsables autonómicos resultan obligadas para que el país sea más eficaz en la aplicación de las diferentes políticas nacionales. Casi nada se puede hacer en España sin el concurso de ambas administraciones, la estatal y las autonómicas. Es por tanto mérito del presidente del Gobierno de España el haber entendido mejor que otros esta realidad. Lo que ya no resulta tan comprensible es que los ciudadanos hayamos tenido que conformarnos con las explicaciones que de esas conferencias ofrecían los diversos portavoces. Hubiera resultado ejemplar haber visto cómo quienes tienen responsabilidades de gobierno adoptan actitudes diferentes de aquellos que sólo buscan réditos electorales. No se tienen noticias de que los encuentros presidenciales hayan terminado como el rosario de la aurora. Si funcionara un Senado federal, se hubieran televisado esos encuentros y habríamos podido saber si miente el señor Torra cuando denuncia el intento del gobierno de asfixiar a Cataluña o mienten quienes afirman la actitud casi reverencial del Presidente catalán en esos encuentros. Después de los debates parlamentarios no habría estado mal, hubiéramos terminado cada semana con mejor sabor de boca que el que nos dejaban los encuentro de la calle de San Jerónimo.

La mayoría de los ciudadanos no queremos saber quién gana o pierde votos en esta alarma. Se trata de saber si queremos seguir incendiando las calles con forofos de una y otra parte o de arremangarse y jugarnos el todo por el todo en la defensa de España y del futuro de unos jóvenes españoles que, desde la adolescencia, sólo van a conocer una crisis detrás de otra. Quienes hoy tienen 25 o 30 años vivieron su adolescencia y primera juventud con la crisis de 2008 y van a entrar en la madurez de la mano de la crisis del coronavirus. No se les puede legar un país en el que, de nuevo, aparecen síntomas de enfrentamientos. No se lo merecen. Algunos faraones egipcios cuando morían no consentían ser enterrados ellos y dejar a su corte -y a veces, a su propia familia- en esta vida. Exigían que fueran enterrados vivos con él. Nuestros jóvenes no están dispuestos a enterrarse en vida con quienes mueren si salen de la ciudad prohibida.

Leer “La ciudad prohibida” en El Diario de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.